ALIMENTO Y CARIÑO

Desde el primer día en que el pequeño poodle llega a la casa, se lo debe alimentar en dosis de 4 comidas diarias por 5 minutos. A medida que crece, se disminuirá la frecuencia, hasta llegar a 2 porciones diarias. “La transición a los alimentos sólidos requiere gran cuidado porque el cachorro no es capaz de asimilar grandes cantidades de alimentos o de digerir el almidón”, advierte Paul.

Y continua con su explicación: “El alimento para Poodle cachorro debe poseer un nivel de proteínas y minerales adecuado a su raza y edad, para que el perro pueda crear por sí mismo las defensas que antes recibía de la leche materna”, detalla.

A los 10 meses el Poodle termina su etapa de crecimiento y puede comenzar a cambiar su alimento de cachorro por el de adulto. Eso sí, este cambio debe ser gradual. “El amo debe mezclar el alimento de cachorro con el de adulto y aumentar paulatinamente la dosis de alimento adulto, ya que el estómago del perro es sensible a los cambios, y deberá adaptarse a procesar una nueva fórmula”, aconseja el veterinario.

Una buena alimentación durante la edad adulta, basada en una combinación de antioxidantes, permitirá al animalito preservar las funciones cognitivas hasta la vejez, y así llegar en buenas condiciones a los 12, 15, o incluso 20 años.